5 de octubre de 2010

XX Cross de la Pedriza

Otro año que termino "entero" el Cross de la Pedriza. Y esta vez se lo quiero dedicar a mi Chispita, a Isabel, a mi chica que siempre me apoya, me acompaña, me espera y me anima a superarme año tras año, y además inmortaliza los momentos. Gracias Chispi, te debo mucho!!


La Chispi, Marina y Alfonso



Datos Técnicos:

Distancia aprox. :19’6 Km

Punto más elevado: Las Torres 1.990m

Punto más bajo: Los Barracones 1.023m

Desnivel Positivo: 1.237m

Desnivel Negativo: 1.237m

Desnivel acumulado: 2.474m

Tiempo: 3h 47’

Puesto: 234 de los 274 que llegaron a meta. (Casi mejor decir el 40 por la cola…je,je,je)


Calentando antes de la salida...


La verdad que no tiene nada que ver con el Cross al Yelmo. A la hora y tres cuartos que tardé en hacer el del Yelmo, estaba el domingo en el Collado de la Ventana (pasando un frío de mil demonios…).

El tiempo aguantó lo justo para que me diera tiempo a terminar el cross, que este año tarde algo 15’ más que el pasado. Alrededor de 3h 45’…Dios que paliza!!



Entre el frío y que iba menos entrenado se me hizo más duro que el del año pasado. La parte del Coll. Ventana hasta al Coll. Miradero fue interminable, muy cansada y muy muy fría. Además siempre me pilla solo pasar por el ese tramo…que con la paliza que uno lleva, el entorno, la niebla y el frío, se hace aún más duro.

Este año me lo tomé con mucha más calma, y creo que, aunque tardar más en realizarlo, acerté.



Para empezar, fui muy suave en la salida. A diferencia del año pasado que me dejé llevar por el “pelotón” y fui muy rápido, este año fui a un ritmo muy suave hasta el tapón de la primera subida. Aún así la subida al Yelmo, es la subida al Yelmo y siempre es dura.

Luego me hidraté mucho en todos los controles, parando un minuto para recuperar y comiendo, generosamente, en los que había comida.



Alfonso entrando en Meta. Marina le acompañó hasta ella.

La falta de calor también ayudó a no sudar tanto y no perder tantas sales, lo que siempre se nota en el rendimiento y recuperación de la prueba.

La subida desde el Coll. Dehesilla es de las zonas más duras. Llevas ya una hora dándolo todo y esa subida te deja bastante tocado. Hubiera deseado tomarme el Gel que llevaba antes de llegar al Coll. Ventana, pues ya me notaba muy flojo, pero al no haber agua tuve que esperar al collado, al que llegue, al igual que el año pasado, sobre la hora y 45 minutos.


Últimos metros de carrera

En el collado y puesto de avituallamiento el viento y el frío te dejaban completamente helado. Aún así descanse un minuto y medio porque realmente lo necesitaba. No sé qué coño echan a los geles esos de power pero sí que te pone un poco la pilas.

La zona desde el collado de la ventana hasta el collado del Miradero estaba especialmente bien marcada con las cintas que te indicaban el recorrido. Esta es una zona que, entre que no se aprecian bien las marcas del PR que pasa por la zona, y que es todo muy parecido, es muy fácil desorientarse. De hecho, siempre que paso andado por allí, me suelo desorientar en algún momento.




Un vez que llegas al collado del Miradero (repito que fue el trozo que mas me costó psicológicamente) ya te metes en un descenso por el pinar con lo que estás protegido del reinante viento que había a esas alturas y parece que la cosa se relaja.

Bajar, bajar y más bajar. Parece que nunca vas a terminar de bajar. Pero ya se encargan lo de la organización de indicarte que tienes que subir al collado del Cabrón antes de llegar a Cantoco.

Esta es la última subida del Cross (y que subida…jodo!!). Si las demás las hacía andando, esta ya casi la subo a cuatro patas.




Una vez en collado, y con un par de kilos menos, solo queda bajar por las zetas hasta el río, recorrerlo por su margen izquierda (que se hace interminable), cruzar el puente, remontar el parking de arena e intentar entrar en la meta con la cabeza bien alta.

Apenas tuve fuerzas para quitarme el chip. Me costó abrir el imperdible más que la aproximación a la Peñota con el Uge la semana anterior.

Allí me estaba esperando la Chispi, cámara en mano, para inmortalizar el momento, y con la sudadera para cubrirme pues llevaba más de hora y media deseando taparme.

A los cinco o diez minutos de llegar, se puso a llover lo que hizo que la banda se fuera, y solo quedáramos cuatro gatos para ver la entrega de premios, y para el concurso de regalos de material.



Entregando el chip que no podía ni quitarmelo...

Entre la lluvia, y las prisas que teníamos todos de irnos, el concurso fue un poco “raro”, pero con la suerte que me llevé una de las bolsas sorteadas..BIENNN!!!!!!.....Pedazo de sudadera de Salomon que me tocó, ya la veréis ya!!

De nuevo, la carrera más dura en la que he participado. Ahora toca entrenar para el Cross de Cuerda Larga el próximo día 24 de octubre, que estero sea más suave que el de la Pedriza.



Un saludo a todos y no sé si animaros o no a probar este Cross el año que viene. Bueno, si realmente os queréis considerar auténticos pedriceros, creo que, por lo menos, una vez en la vida, debéis pegaros la paliza de correrlo y sentir la gran satisfacción que da el terminarlo.

Vídeo de la prueba

4 comentarios:

galo muñoz dijo...

!! eres el mejor Patxi ¡¡ que no te quede duda, ya nos gustaria acabar una carrera de estas como tu, si señor PLAS, PLAS, PLAS DESDE LUEGO TE ESTAS PREPARANDO PARA SUBIR UNA BUENA GARRAFA DE AGUA A LOS MOLONDRIOS jajajajajajaja en fin que enhorabuena campeon un abrazo.

Anónimo dijo...

Enhorabuena Patxi.

Estas como un toro tio! Hacer completa una prueba de estas ya requiere muchisimo... te lo has currao. Y me alegro por tí.

Un abrazo tron.

Adri

Anónimo dijo...

Y el 24 el cross de cuerda larga!
Ya no se resiste ninguno.

Alfonso

Anónimo dijo...

Enhorabuena Patxi, estás como un toro (entiende lo que quiero decir)
Un abrazo "Pakito"