30 de enero de 2009

1991- Una nueva ruta en el Dru


"¿Quién tiene la tenacidad para persistir por sí solo durante 11 días en una nueva ruta en el Pilar Oeste del Dru con todas las penalidades físicas y psicológicas que esto conlleva?"

(High Magazine)




“… Le pregunté cuándo había tenido por primera vez la idea de abrir en solitario una nueva ruta en el Petit Dru, y porque motivo le había atraído la escalada artificial.
A pesar de haber transcurrido tan poco tiempo después de su escalada, ya me estaban llegando los falsos rumores de que le habían suministrado la comida y el agua desde el helicóptero, que había empleado un taladro eléctrico para colocar buriles y que un equipo con guía que se hallaba en la cercana ruta de Bonatti le había ayudado a llegar hasta la cumbre. ¿Había previsto ella el tipo de publicidad que generaría aquella escalada, especialmente todas aquellas alegaciones maliciosas?
Y también quise saber si, de algún modo, Catherine consideró su ascensión como una afirmación feminista..."

Jeff Lowe



Cuando escalé en solitario el Pilar de Bonatti, los periodistas me compararon con Walter Bonatti:él había tardado seis días y yo cuatro horas. Aquello me pareció una injusticia hacia Bonatti y quise mostrar como es la historia cuando uno abre una ruta como esa. Así que decidí abrir mi propia ruta, con la idea de poner aquella escalada de Bonatti a la luz histórica apropiada. Más tarde entro en el juego el puro aliciente de realizar algo nuevo. Deseaba comprobar mis propias reacciones en una gran pared como esa.
También deseaba divertirme con la escalada artificial y todos sus artilugios. Solo había escalado un largo de artificial anteriormente, un enrome techo en el Verdon. Pasé bastante miedo. Mas tarde cuando conocí a Jeff Lowe y le pedí que me enseñara las técnicas del Big Wall es cuando pasé dos meses en los Estados Unidos y estuvimos escalando juntos. Me gusta aprender cosas nuevas. Lo encontré interesante porque uno sigue jugando con la roca, pero de otra manera. Es preciso pensar mucho y ser inteligente con la roca. Mirando el Dru, veía un espacio liso entre dos líneas y pensé que tal vez hubiera una línea por allí. AL comprobarlo con los prismáticos desde el corredor, vi una pequeña grieta. No estaba segura de lograrlo pero lo intentaría.


Comencé a las 4:00 a.m. del martes 25 de junio de 1.991, con 64 kg. de material y once días y noches de escalada en solitario por delante. Creí que iba a sentirme sola, pero la verdad es que estuve muy ocupada. Cada vez que terminaba un largo debía rapelar, retirar el material, recoger la mochila y subir a jumar. Luego izaba el petate. También conté con el apoyo de una walkie-talkie. Eso fue importante por que a veces perdía la moral. AL principio me sentía un poco tensa, cansada e iba muy lenta. Había mucha nieve y eso me preocupaba un poco. Me dijeron que el tiempo mejoraría mas tarde, así que me quede.


Llovió o nevó sin cesar durante cuatro días, pero mi ruta era muy desplomada y la nieve no se quedaba en la pared. Había algo de hielo en la fisura y cuando colocaba los pitones, me entraba el agua por las mangas. Tuve una caída larga en el sexto largo, de un Bird Beak. Creo que volé unos diez metros por que se salieron los pitones que había debajo. Cuatro pitones se salieron. Eso fue el domingo. Iba demasiado despacio y estaba asustada, por que me parecía que nunca iba a poder salir de esto. Pero recordé lo que Jeff Lowe me enseñó a ser paciente y fui paciente.
Durante la escalada perdí unos tres o cuatro kilos de peso. Llevábamos el mismo tipo de comida que habíamos llevado tu y yo al Trango, pero era incapaz de comer todas aquellas cosas. Esta vez, comí mas o menos la mitad, así que aun me quedaba comida para una semana cuando llegue a la cumbre.


Salieron del orden de quince largos, aunque no los conté. La ruta era absolutamente nueva, y me preocupé de hallar un buen itinerario, un itinerario original. Mi línea es muy directa y la escalada magnífica. Sólo tiene un largo común con la ruta de Bonatti, esto es, sin contar con los tres últimos largos que se puede ir por cualquier parte, así que seguí la ruta normal. La roca es buena en toda la vía; las fisuras son poco profundas, pero no hay problemas de riesgo. La pared es muy vertical e incluso cuando caían piedras, me pasaban muy lejos, más halla de la línea de peligro. Casi toda la escalada ha sido artificial, probablemente A4. Se podía haber pasado en libre por la zona superior, tal vez 7ª o 7b por la fisura, incluso hasta 8ª, pero iba demasiado cargada. Escalé en libre tres o cuatro largos, no mucho.
Solo empleé dos buriles como anclajes de reunión, intenté poner un tercero para progresar, pero se rompió el mango del ramplús, así que tuve que hacer un péndulo. Tuve que rapelar unos metros y correr por la pared para llegar a otra grieta. Hice en total dos péndulos.
Para mí el momento crucial llegó el domingo, porque al no tener ramplús estaba preocupada por una zona lisa que apareció al acabarse la fisura. Seguí hacia la izquierda y luego de frene, y otra vez a la izquierda y de frente, y me quedé bloqueada sin poder moverme. Daba mucho miedo y se veía un artificial muy duro. Dudaba por que no sabía que hacer. No quería bajarme, pero no podía seguir. ¡Fue un mal día!
Ahora, después de la escalada, ¡mis manos están en un estado espantoso! Durante la escalada se me inflaron y se infectaron un poco. Me las lavé con jabón y eso las mejoró. Ahora las tengo doloridas y no puedo cerrarlas. La pasada noche me desperté y tuve que meter los dedos enagua fría, porque estaban muy calientes e hinchadas.


La ascensión fue filmada, pero solo desde un helicóptero. Me esperaron en la cumbre, me filmaron durante la noche y la mañana siguiente. Me dijeron que debía esperar bastantes rumores y “puñaladas por la espalda”, porque en realidad mucha gente tiene envidia. El guía que estaba en la vía de Bonatti me aseguró que diría la verdad a la prensa, que sólo me ayudó a desatascar el petate arriba del todo. Me sorprendió el enorme interés que se ha mostrado. Esperaba algo, pero no tanto. Ha sido demasiado. Pero cuando estaba en la vía, la mayor parte del tiempo no veía al helicóptero ni nada en absoluto. Me dedicaba a mi tarea, sólo escalar y concentrarme. Olvidé el resto de la vida en el valle.
Mi ascensión no ha sido una afirmación feminista. Deseaba hacerla por mi. En el mundo de la escalada, no quiero que se me juzgue como a mujer.


Catherine Destivelle


Fuente: Libro "Grandes Escaladas" Ediciones Desnivel

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Jode...

El Dru que lo ves desde Chamonix y ya te estar tirando peditos jajajaja

Biker

El Patxi dijo...

Se hizo un video de 13 minutos de esta apertura.
"11 days in the Drus""
Molaría hacerse con él.

Un saludo.

javi_varek dijo...

Toma ya!!! para que luego unos cualquieras la píen haciendo un escaloncito....jejeje, al lorete.

Muy buena, he disfrutado con el articulo.

mehta dijo...

Commendable Post! Enjoyed Reading...Dear Blogger,

Dear Blogger, need your valuable feedback for...

www.octandigital.com

Regards,
Mehta

Raúl dijo...

esta tenia los ovarios cuadrados!